Odre Nuevo, Vino Nuevo

Mateo 9: 17 “Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.”

La vez pasada escribí sobre el clamor a Dios. Que Dios siempre iba a contestar tus oraciones sin importar la situación, es una promesa de Dios el darte respuesta y darte revelación de su voluntad. Posiblemente has orado mucho sin encontrar respuesta, te animo a seguir perseverando; Dios nunca te va a fallar. Pero que pasa cuando a pesar de perseverar y perseverar, aún así no parece haber respuesta? Al parecer Dios ha cerrado su oídos para no escucharte y ha guardado silencio ante tu situación. Que pasa cuando Dios parece no estar ahí?

A la edad de 15 aproximadamente, tuve que aceptar que era homosexual, debía hacer algo y solucionar mi situación. Aceptarlo fue un momento muy duro, era cristiano, amaba a Dios sobre todas las cosas y la palabra me condenaba. Por lo tanto hice lo único que podía hacer, clame a Dios por ayuda, por mucho tiempo clame a Dios con unas ansias y desesperación, esperando su respuesta y aferrandome a su promesa de Jeremías. En cualquier momento yo esperaba que Dios quitara mi homosexualidad y me hiciera “normal”. Clame a Dios para que me ayudara a dejar de ser homosexual, hice todo lo que estuvo a mi alcance para cambiar; acudí a misioneros, pastores, líderes. Hice todo lo posible durante tres años orando y luchando para dejar de ser homosexual. Aún así Dios guardó silencio, o por lo menos eso pensaba yo.

Oraba a Dios que me cambiara y ese era mi clamor, esperaba esa respuesta, es decir, esperaba dejar de ser homosexual y no esperaba otra respuesta más que esa. Sin embargo, esa respuesta nunca vino; me sentí defraudado y perdí la fe en su palabra, deje de creer en Dios por un tiempo lo suficiente como para empeorar las cosas. La Biblia es clara: “Clama a mi y yo te responderé.” Que había pasado? Porque Dios no respondió? Decidí buscar a Dios nuevamente, pero con un enfoque diferente. Orando la oración de Pablo.

Efesios 1:15-18 “Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”

Comencé a pedirle a Dios por revelación, que había hecho mal? Como debía de orar? No sabia lo que debía hacer y por mucho tiempo clame a Dios diciéndole lo que tenia que hacer en mi. Pues esta vez fue diferente, “Dios dime que tienes para mi y como quieres que viva mi vida, ya no te digo que hacer en mi; mejor dime tu que hacer, como y porque clamar y has tu voluntad”. Prácticamente olvide todo lo que había aprendido, todo lo que me habían me habían enseñado sobre Dios y lo que sabía sobre la oración. Y comencé a orar por revelación, Dios Enséñame a irse, Dios hablame, como orar, como clamar, como buscarte. Y hubo un versículo clave que fue y es muy decisivo en mi relación con Dios.

Mateo 9: 17 “Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.”

Dios no podía derramar su poder o su respuesta si yo no cambiaba. Debía ser ser transformado para poder obtener su respuesta. Dios ya tenía su respuesta, quería mostrarme esas cosas grandes y ocultas que ha prometido, pero algo debía cambiar en mi. Mi orgullo me había apartado del poder de Dios, creía conocer a Dios, creía que sabía todo sobre cómo orar y buscar a Dios. Que todo lo que sabía de Dios era así y no lo cuestionaba. Pero si quería su respuesta debía cambiar. Tuve que volver a aprender y conocer a Dios nuevamente. Conocer a Dios no como la Iglesia lo presenta no como las personas me dicen que es, sino conocer a Dios tal cual es. Dios ya me había respondido pero era incapaz de ver su mano obrando en mi. Para mi que me quitara mi homosexualidad era la única respuesta y deseche todo lo demás. “Dios no te conozco, no se quien eres; quiero comenzar de nuevo”

Mi oración cambio totalmente y dejó de ser señor quita mi homosexualidad y hazme “normal”. Y comenzó a ser Dios ayúdame a conocerte, ayúdame a orar y dame revelación; muéstrame tu voluntad. Deje de pedir que quitara mi homosexualidad y en vez de eso ore: “Dios, no se porque soy homosexual, ni se lo que debo o no debo hacer; te entrego a ti mi homosexualidad y haz con ella como a ti mejor te parezca”. Estaba tan encerrado en mi orgullo que clamaba por lo que yo quería y me olvide de que es lo que Dios quería.

Posiblemente has clamado mucho y esperado respuesta sin obtener alguna. Puede que Dios ya te contestó y eres incapaz de ver su mano obrando en ti, cambia tu odre para que Dios pueda derramar ese vino sobre ti. Para que Dios pueda derramar su poder sobre ti debes de dejar de pensar en ti y pensar más en EL. Clama a mi y te responderé es una promesa que Dios siempre cumple y depende de nosotros si recibimos o no su respuesta.

También hay otro factor que puede impedir que Dios hable a tu vida, pero lo tratare en la próxima entrada.

Dios responde, la respuesta se encuentra ahí, Dios esta ahí. La pregunta es: estas tu ahí?

Bendiciones

Anuncios

3 pensamientos en “Odre Nuevo, Vino Nuevo

  1. Pingback: Tus Iniquidades Han Ocultado Su Rostro | Gay Y Cristiano!

  2. Muchas gracias por tu ministerio. Muchos de nosotros tuvimos que aprender esto con golpes y caidas a lo largo del tiempo. Es genial que otros, en especial nuestros adolescentes en nuestras Iglesias puedan encontrar tu blog e identificarse. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s